jueves, 8 de febrero de 2007

Quedan 2 dias

Hola de nuevo a todos. No sé si en la anterior entrada podéis ver el gráfico que puse. Por si acaso, os doy un enlace muy interesante sobre el tiempo en el camino de Santiago (dentro de Galicia), que puede ser de ayuda:

http://www.siam-cma.org/xacobeo/default.asp?lang=1

Está bastante curioso. Y las predicciones a medio plazo también pueden echar un cable. Yo, por lo que veo para la semana que viene, es que no va a llover todo el dia. Es probable que "me coma" algún aguacero, que tenga que soportar un par de horas una lluvia meona, o que me tenga que parar una hora porque la lluvia es insoportable, pero lo que es todo el dia lloviendo, no es probable.
Lo que si puede ocurrir es que el Lunes vea la nieve en el Cebreiro... por si acaso llevo las cadenas para la bici jeje.

Parece mentira, pero ahí está mi viaje. Tanto tiempo planeándolo, mirando mapas, distancias, meteorología, mirando catálogos de accesorios de bici, de ropa, hablando con la gente... todo eso ya está a punto de terminar, para dar paso al viaje de verdad.

No sé que saldrá de todo esto, no sé si tendré que abandonar por tercera vez (dos intentos fallidos de llegar andando a Santiago de Compostela, un intento en el año 2000, otro en el año 2006), pero ya sólo por lo que he vivido hasta ahora, y la ilusión que me ha aportado, merece la pena. Casi sin darme cuenta, me he metido otra vez en la piel de ese aventurero que todos llevamos dentro, he conocido gente en un foro de MTB con inquietudes parecidas a las mias, he implicado a novia, amigos y familiares en todo esto... Solo el echo que supone mover "nuestra vida" a realizar algo así, es algo que merece la pena hacer. No me refiero a que sea algo necesario para salir de una rutina (yo no considero mi vida una rutina), sino que es una forma distinta de vivir ciertas cosas, que solo así se pueden apreciar.

Cuando en Diciembre decidí, por ciertas causas, aprovechar esta semana de vacaciones para hacer el camino de Santiago, no me imaginaba en lo que me estaba metiendo. Quizá sea la fecha y la estación lo que mas chocó, porque ya he ido otra vez solo (en esa ocasión andando) y más o menos se extrañaban, pero esta vez ha sido distinto.

Quizás se pensaban que cuando iba en Verano, era por pasar el rato, pero cuando una persona decide hacer esto en pleno Invierno, solo, no es por pasar el rato, algo tiene que mover a esa persona a hacerlo. Puede ser superación, puede ser orgullo, puede ser necesidad, .... pueden ser muchas cosas, pero seguramente será una en concreto.

Todavía me acuerdo cuando estaba en el albergue de Portomarín, a las 9 de la noche, sentado fuera, y tomando la decisión de no avanzar, ya que no podía. Era alargar un sufrimiento, era la incapacidad de hacer largas distancias andando... No podía ser, ahí estaba por segunda vez, terminando mi viaje antes de tiempo. La primera vez abandoné, pero porque acompañaba a mi hermano que en esa ocasión fue él el que no podía continuar. Pero yo tenía ganas de llegar a Santiago, y encima no había disfrutado el camino... eso no podía ser, tenía que pensar en volver. Quizás, después, me he alegrado de eso, porque si no, no estaría aquí escribiendo este blog y contando el viaje que ahora voy a hacer (siempre mirando el lado positivo)...

Hay gente que piensa que esto es una tontería... podría irme una semana de vacaciones a las Islas Canarias (no me habría salido mucho más caro) y disfrutar de playas y hotel... pero no es eso lo que ahora mismo me apetece. Y tampoco es nada extrafalario. Lo que es raro es esta gente que se pone a cruzar el polo sur, solos o en pareja, sufriendo mil calamidades. Eso yo lo considero otro nivel, otras necesidades, ... o a lo mejor no. Puede ser que se quedaran sin caminos de Santiago que hacer...

Bueno, pues os dejo de dar la tabarra con esto. Luego os pondré una lista con las cosas que llevo en el equipaje.

¡ Un saludo a todos !

2 comentarios:

kilikolo dijo...

Amigo Girasol. Ya está aqui como quien dice "el día".
Sobre lo que comentas hoy, estoy muy de acuerdo. Estoy seguro que esta vez llegas a Santiago. Te has cargado con energía extra que no es otra que la motivación, la fe en ti mismo y por supuesto la de todos los del Foro.
Desde que yo me contagie con la fiebre del camino, tengo el convencimiento que ya lo he empezado, lo continuaré cuando lo realice fisicamente, pero nunca se acabará, aun llegando a Santiago o a Finisterre. El camino continua con la huella que te deja, los recuerdos y mucho más.
Bueno bicigrino, descansa que te esperan unos dias de mucho pedaleo. Suerte.

Juan Manuel dijo...

Girasol a la tercera va la vencida. suerte y buen camino